¿Puede la muerte del general iraní Qasem Soleimani desencadenar una guerra?; “Tercera Guerra Mundial” es el concepto más buscado en internet

Washington.- La muerte en Irak del general iraní Qasem Soleimani en un ataque aéreo por parte de Estados Unidos el viernes marca una importante escalada en las tensiones entre Washington y Teherán.

El planeta está pendiente de lo que ocurre en Medio Oriente y se pregunta cuáles pueden ser las consecuencias de este conflicto. Prueba de ello es que la frase “Tercera Guerra Mundial” se colocó rápidamente como tendencia mundial y entre los conceptos más buscados en internet en todo el mundo.

Pero, ¿podría realmente desembocar este ataque en una guerra a gran escala? ¿Amparan las leyes internacionales este movimiento por parte de EEUU? El corresponsal de Defensa y Asuntos Diplomáticos de la BBC, Jonathan Marcus, responde estas y otras preguntas de la audiencia para entender qué significa (o puede significar) este ataque realmente.
¿Puede esto llevarnos a la Tercera Guerra Mundial?
Si bien algunos han descrito el asesinato de Soleimani como “una declaración de guerra” de EE.UU. contra Irán, es importante no exagerar ni tampoco subestimar la importancia del momento. Países clave que podrían estar involucrados en tal guerra, como Rusia y China, no son actores importantes en este conflicto.
¿Es legal matar a alguien de esta manera según el derecho internacional?

EE.UU. alegará que Soleimani fue responsable de ataques no provocados contra las fuerzas estadounidenses en Irak. Esas fuerzas estaban allí a petición del actual gobierno iraquí.Soleimani era un hombre que Washington consideraba que tenía las manos manchadas con la sangre de muchos estadounidenses. Mientras, la Fuerza Quds que lideró era vista por EE.UU. como una organización terrorista. Por ello, a su muerte puede seguir una narrativa legal por parte de Washington.

Pero la relatora especial de la ONU sobre Ejecuciones Extrajudiciales, Agnes Callamard, cuestionó la justificación de esta muerte por parte del presidente Donald Trump. “Menciona que su objetivo era ‘disuadir futuros planes de ataque iraníes’. Esto, sin embargo, es muy difuso. Futuro no es lo mismo que inminente, cuya prueba es lo que exigiría el derecho internacional”, tuiteó Callamard.

¿Se ordenó el ataque para desviar la atención del “impeachment” al presidente Trump?
Aunque las consideraciones políticas internas siempre importan -especialmente en un año electoral para el presidente Trump-, esta decisión sería producto de dos factores: oportunidad y circunstancia.

El contexto parece ser el aumento de los ataques contra las instalaciones estadounidenses en Irak, junto a declaraciones difusas del Pentágono sobre futuros ataques en proceso. Y entonces se presentó la oportunidad -una demostración más de la precisión y el alcance de la inteligencia estadounidense- que, aunque lejos de ser infalible, es un factor con el que los iraníes tendrán que lidiar para decidir cualquier respuesta.

En un año electoral, la principal preocupación de Trump es evitar la pérdida de vidas estadounidenses en la región. Pero este dramático ataque parece de alguna manera fuera de lugar para un presidente que, aunque habla de manera dura, se ha caracterizado por una notable cautela en cuanto a acciones concretas.

¿Hay riesgo de una respuesta nuclear por parte de Irán?
Irán no tiene armas nucleares, aunque retiene muchos de los elementos que podrían contribuir a un programa de desarrollo y los conocimientos para proceder con uno. Irán siempre ha insistido en que no quiere desarrollar una bomba atómica. Pero ¿podría la creciente frustración con Washington persuadir a los dirigentes de ese país de deshacerse de todas las restricciones y abandonar por completo su acuerdo nuclear con la comunidad internacional? Esa es una posibilidad.
Publicado: lunes, 6 de enero de 2020, a las 4:21 p.m. (ET)