Médicos denuncian muertes causadas por colegas borrachos en hospital de New York; Cirujano de trasplantes “abandonó” a paciente en quirófano

New York.- Dos cirujanos dicen que al menos cinco pacientes han fallecido en el Centro Médico SUNY Downstate de Brooklyn (NYC) en medio de una atención deficiente y médicos negligentes y borrachos, según dos demandas judiciales por despido.

Un cirujano de trasplantes “abandonó” a un paciente en la mesa de operaciones y luego no pudo ser localizado cuando su condición se complicó, según una demanda presentada por el Dr. John Renz, quien dice que él y el compañero denunciante, Dr. Rainer Gruessner, que estaban fuera de la ciudad, tuvieron que volar de regreso a Brooklyn para salvar al paciente.

El cirujano de trasplantes, Nabil Sumrani, también supuestamente tuvo una “relación inapropiada” con un farmacéutico del hospital, afirma Renz en documentos judiciales. Otro cirujano supuestamente dejó “varias botellas de alcohol en [su] oficina” y “lo que parecía ser parafernalia de drogas”, que los conserjes encontraron después de su partida. El Dr. Devon John ahora opera en el Westchester Medical Center, donde es jefe de trasplantes de riñón.

Las impresionantes acusaciones se hicieron en las demandas ante la Corte Suprema de Brooklyn presentadas este mes por Renz; y por Gruessner en diciembre, contra SUNY y SUNY Downstate Health Sciences University, que administra el hospital. Ambos médicos dicen que alertaron a los administradores sobre los problemas de seguridad del paciente en un intento de arreglar el desastre, lo que finalmente los llevó a ser despedidos.

Gruessner, ex presidente de cirugía y jefe de trasplantes, sostiene en su demanda que un paciente se desangró cuando no se pudo contactar a un médico de guardia. Alega que otros tres pacientes murieron en un año debido a la falta de personal en el hospital de enseñanza, financiado por los contribuyentes en East Flatbush. Y en junio de 2019, un paciente sufrió un paro cardíaco y murió “en un momento en el que no había un solo médico presente” y el residente responsable de insertar un tubo de respiración era tan inexperto “que casi se sorprendió por el desfibrilador”, según la demanda de Gruessner.

Una portavoz de SUNY Downstate dijo que el hospital “toma muy en serio su misión de atención al paciente. Hemos emprendido una agenda agresiva y rigurosa de seguridad y calidad del paciente que promueve la atención y crea resultados positivos para las personas bajo nuestro cuidado. Si vemos algo que no está a la altura de los estándares, investigamos y tomamos las medidas adecuadas porque nuestros pacientes merecen algo mejor”.

El Wall Street Journal, que informó por primera vez las demandas por despido de los médicos, dijo que el hospital pierde alrededor de $3 millones dólares al mes. Los doctores acusados, Devon John y Nabil Sumrani, no respondieron mensajes en busca de comentarios por parte de New York Post.
Publicado: jueves, 30 de enero de 2020, a las 7:24 p.m. (ET)