¡A luchar, soldados valientes!: No hay dudas de que estamos viviendo momentos dramáticos, que pretende acabar con los valores, el derecho a la vida y la familia

Santo Domingo.- En el norte de Italia hay un río que hacía de frontera entre la república romana y la Galia. El Río se llama Rubicón. En el año 49 antes de Cristo, el general Julio César, se detuvo con su ejército frente a ese río y, tras analizar la situación, decidió cruzar el Rubicón, pronunciando las palabras: “La suerte está echada” (Alea iacta est), declarando así la guerra civil en la república romana.

Esta valiente decisión significaba para él acabar con la tiranía de sus enemigos y abrazar la libertad. Aunque no me gusta ese tipo de historia militar ni las guerras, mucho menos las armas, me parece que en las circunstancias actuales podemos aprender de esos acontecimientos del pasado: hay que decidirse a luchar.

Sin necesidad de llegar a enfoques apocalípticos, no hay dudas de que estamos viviendo momentos dramáticos, en que es preciso tomar decisiones valientes para enfrentar la irracional ideología de género que pretende acabar con los valores, especialmente el derecho a la vida y la familia.

Me sentí indignado cuando el Ministro de Educación, refiriéndose a la Orden Departamental 33-2019, decía: “Es una política de equidad de género que significa que a los niños y a las niñas se les enseñe que tienen los mismos derechos y las mismas oportunidades. Yo no veo dónde está la maldad de eso”.

Ha llegado el momento de bajarse de las nubes y tomar conciencia de qué es lo que se nos está imponiendo con esta ideología, en perjuicio de nuestra población emergente y de toda la sociedad. Muchos comunicadores se hacen los lindos adoptando la misma actitud de inocentona ignorancia.

Estamos viviendo una guerra civil, no como la de 1965, que se libró a través de las armas para recobrar la constitucionalidad. La presente es contra la dictadura ideológica de género que nos quieren imponer, para serruchar los valores establecidos en la Constitución.

No hay más remedio que cruzar el Rubicón, asumir que la suerte está echada y que estamos dispuestos a cantar nuevamente: “A luchar soldados valientes, que empezó la revolución. A imponer los nobles principios, que reclama la Constitución”.

Por la defensa de la vida, la familia y la Constitución: ¡A luchar!.
Publicado: miércoles, 12 de junio de 2019, a las 5:20 p.m. (ET)