Departamento Nacional de Investigaciones {DNI}, opera con un personal de 15,000 “informantes, calieses o chivatos” asalariados en RD

Santo Domingo.- La seguridad del país descansa en una red de cerca de 15,000 informantes y 2,000 oficiales que trabajan en forma permanente para prevenir amenazas, afirmó ayer el director Nacional de Investigaciones (DNI), almirante retirado Sigfrido Pared Pérez. Su misión es preservar la seguridad del país en un esfuerzo mancomunado con los demás organismos de inteligencia del Estado dominicano. El director del DNI fue el primer invitado al Desayuno del LISTÍN DIARIO, en el nuevo formato del periódico, donde contó la labor de este organismo, que trabaja de manera directa con el presidente de la República, y que tiene asiento en el Palacio Nacional.

“La República Dominicana cuenta con la capacidad para dar respuestas a todas las amenazas en el mundo de hoy”, afirmó este exmiembro de la Marina de Guerra (hoy Armada) y quien llegó a la posición más alta, ministro de Defensa, y hoy está en condición de retiro. Sigfrido, junto a Reinaldo y Carlos, forma la trilogía de los Pared Pérez ligados a los gobiernos del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), ya que el primero es secretario general del partido y el segundo asistente civil del presidente Danilo Medina. Tiene otro hermano, Reinzi, experto en cine y cultura. Narró que su trabajo comienza a las cinco de la mañana, hora en que se levanta, vacuna a su perra, toma café y comienza a leer los diarios (Listín, el primero, dijo entre risas)

Calié

En el país ya no existe aquella figura “odiosa” llamada calié, vinculada al sistema de información de la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo y que tuvo su origen en la dominación haitiana (1822-1844) de donde devino su nombre. El caliesaje es una actividad a la que antes se vinculaba a este organismo estatal de una manera despectiva. De esto Pared se defiende y dice que en la actualidad lo que hay es informantes, que vienen de distintas áreas “a veces hasta médicos o un productor agrícola”. “Ya no se usa la palabra calié, ni chivato, eso se asociaba a chismoso”, apuntó. Agregó que a la nómina de los 2,000 miembros se le unen los informantes, que son por circunstancias, y de distintas áreas profesionales y no siempre asalariados.


Publicado: viernes, 15 de marzo de 2019, a las 6:51 a.m. (ET)