Robos y Asaltos en restaurantes, autobuses, carros de transporte público, casas, bancos, parques e iglesias en República Dominicana

Santo Domingo.- En los últimos seis años los asaltos colectivos en restaurantes, autobuses, carros de transporte público, casas, bancos, parques e iglesias, se han convertido en una actividad recurrente. Los objetos más robados por los atracadores son en su mayoría celulares, relojes y dinero en efectivo. El caso más reciente confirmado por las autoridades policiales ocurrió este miércoles, Día de la Independencia Nacional, en un parque del sector Las Praderas, del Distrito Nacional, donde desconocidos sustrajeron las pertenencias de aproximadamente 35 personas.

Pero donde más hay registros de estos asaltos colectivos en los autobuses. De acuerdo a reportes periodísticos, esta técnica ocurre desde antes de 2012. Estos eventos no solo suceden en autobuses con rutas cortas, también en aquellos que transportan de una provincia a otra. Así ocurrió en diciembre de 2012 cuando las autoridades arrestaron a tres hombres acusados de asaltar con armas de fuego una “guagua” de pasajeros que se trasladaba desde Barahona, al sur del país, a Santo Domingo, capital dominicana. En diciembre de 2015 se reportó un caso similar, esta vez al inverso, el vehículo iba desde Santo Domingo a Barahona, en el que resultó una persona herida. Los reportes indican que desconocidos obligaron al conductor a detener el vehículo y luego les robaron las pertenencias a las personas. Uno se resistió al asalto y fue herido de bala.

En septiembre de 2018 asaltantes abordaron con machetes un autobús para despojar a varias personas de sus pertenencias. En el incidente, ocurrido en Santo Domingo Este, fue herido el mayor de la Fuerza Aérea Ramón Fernández Gómez, a quien trataron de despojar de su arma de reglamento. A finales de 2018 algunos asaltantes aprovecharon la entrega de las regalías navideñas para cometer robos. En diciembre del apasado, choferes y pasajeros se quejaron de la alta incidencia de estos crímenes. Reportes periodísticos destacan que iglesias también se han convertido en escenarios para cometer asaltos. En noviembre de 2014 los feligreses de una iglesia fueron despejados de celulares, dinero y otras pertenencias a una parroquia ubicada en Neiba, provincia Baoruco.

Por otro lado, en 2018 tres asaltantes entraron en horas de la madrugada a una villa en La Romana, donde robaron a los miembros de una familia relojes de lujo, celulares, prendas de firmas de diseñador, además de billetes en diferentes denominaciones. Testigos informaron que antes del asalto los hombres golpearon al vigilante y tomaron un rehén, quien los llevó a la habitación del propietario. Posterior al robo, las autoridades arrestaron a los tres individuos, quienes presuntamente admitieron la culpabilidad de los hechos. El año pasado delincuentes asaltaron la sucursal del Banco Vimenca en Santiago, donde no solo robaron cien mil dólares y un millón 500 mil pesos dominicanos, también sustrajeron los celulares a los clientes que se encontraban dentro de la entidad. 

Relojes de lujos de las marcas Rolex y Cartier fueron robados también en 2018. De acuerdo a testigos un hombre entró con una funda negra al restaurante Ciao, de la avenida Tiradentes, sacó una pistola y pidió a los clientes que le dieran las prendas. En febrero de 2018 ladrones aprovecharon la asistencia de allegados al velatorio de contralmirante retirado de la Armada Dominicana, Arístides García Berroa, para robar dentro de vehículos. Aunque este no fue un robo colectivo directo, en el hecho, ocurrido en Miches, El Seibo, los asaltantes forzaron las cerraduras de los vehículos estacionados en las cercanías de la funeraria, y sustrajeron dinero en efectivo, equipos fotográficos y armas de fuego.
Publicado: jueves, 28 de febrero de 2019, a las 7:27 p.m. (ET)