“El drama de la recuperación”:Se mantienen en “vilo” miles de familias que lo perdieron todo, incluso sus vivas, en la empresa Polyplas, Villas Agrícolas

Santo Domingo.- Denny Otaño se sienta pensativa en la parte baja de su vivienda frente a la estructura de la empresa Polyplas hecha añicos. Como otros vecinos de Villas Agrícolas, no ha podido retomar la rutina interrumpida abruptamente el pasado miércoles por la explosión debido a un escape de gas que aún mantiene en vilo a miles de familias en ese sector de la zona norte de la capital. Ayer fue un lunes diferente en ese barrio con perfil residencial e industrial, muy distante de las actividades propias del inicio de la semana laboral, en un lugar donde el bullicio de vendedores ambulantes y el ir y venir de presurosos estudiantes forman parte de su cotidianidad.


No habrá clases hasta el próximo miércoles en los centros educativos públicos y privados del entorno. El personal docente y administrativo de los diferentes planteles, tan afectado como los alumnos, ayer comenzó a recibir el apoyo psicológico que posteriormente deberá transmitir a los estudiantes el día que retornen a las aulas. La tragedia por el escape de gas en la empresa dedicada a la fabricación de plásticos, con un saldo hasta ahora de ocho muertes y cerca de 90 heridos, trajo consigo el drama de familias momentáneamente separadas, como es el caso de Otaño, quien no ha podido reintegrarse a su trabajo y junto a sus hijas duerme en casas de amigos. “Lo que consigo me lo como en la calle”, expresó mientras observa los destrozos causados a su vivienda ubicada en el tercer nivel de la calle Sagrario Díaz.

La escalera en espiral que permite acceder a su casa quedó inhabilitada y ahora debe entrar por una lateral que le facilita llegar a su hogar luego de atravesar la vivienda de su vecino más cercano. Mientras Rosa María Martínez, con 53 años residiendo en el sector, colocaba en las primeras horas de la mañana una “bomba ladrona” para abastecerse de agua auxiliada por una planta que aportó la empresa Polyplas, convertida parcialmente en un amasijo de polvo y concreto. “Todavía recojo vidrios”, dijo en su afán por devolverle a su casa la armonía que perdió en un abrir y cerrar de ojos.
Publicado: martes, 11 de diciembre de 2018, a las 6:50 a.m. (ET)