Al menos 385 personas murieron y 540 resultaron heridas en indonesia, debido a terremoto de 7,5 grados seguido de un tsunami de olas de tres metros

YAKARTA.- Al menos 385 personas murieron y 540 resultaron heridas en la ciudad indonesia de Palu debido al terremoto de 7,5 grados seguido de un tsunami de olas de tres metros que azotaron el viernes las islas Célebes, que se mantienen prácticamente incomunicadas. El portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB), Sutopo Purwo Nugroho, confirmó hoy esas cifras de fallecidos y heridos durante una rueda de prensa en la que destacó que las comunicaciones en la zona afectada todavía no funcionan.


En este sentido, Sutopo anunció que técnicos de telecomunicaciones y transporte aéreo llegaron esta mañana al aeropuerto de Palu, la ciudad más afectada junto a Donggala. Este aeropuerto, que opera vuelos domésticos, permanece cerrado desde ayer tras ser dañado por el seísmo. La Agencia Nacional de Gestión de Desastres anunció la víspera la existencia de “varias víctimas mortales” por colapso de edificios y el barrido de asentamientos en la costa por olas que alcanzaron los dos metros de altura, según las primeras estimaciones.

Las autoridades confirmaron la formación del tsunami después de que varios vídeos domésticos mostrasen en las redes sociales como Palu, situada en una estrecha bahía, era impactada con fuerza por las olas. En un primer momento las autoridades emitieron una alerta de tsunami tras el terremoto de 7,5 grados para advertir de olas de entre medio metro y un máximo de 3 metros en la zona de Palu, pero expiró a la media hora. Según los videos grabados por particulares, la tromba de agua que entró en la playa Talise de Palu se llevó a su paso todas las estructuras de la costa, arrastró vehículos y llegó hasta una mezquita ya afectada por el terremoto, entre los gritos de los residentes.
Publicado: sábado, 29 de septiembre de 2018, a las 9:45 a.m. (ET)