“La Gran Manzana sufre los estragos de tormenta”; Más de 3,000 vuelos cancelados, aeropuertos cerrados, lluvia incesante y fuertes vientos

New York.- Aunque hace apenas unos días los neoyorquinos disfrutaban de temperaturas primaverales en plena temporada de invierno, y muchos incluso llegaron a pensar que el clima ya no haría estragos, este viernes la Gran Manzana sufrió los embates de la tormenta Riley, que estaba azotando la costa Noreste del país. Desde muy temprano y a lo largo del día, los residentes de los cinco condados tuvieron que soportar una incesante lluvia, que luego se transformó en nieve, y que resultó incómoda y peligrosa especialmente por los fuertes vientos que la acompañaban y que no solo destruyó paraguas y dificultó la movilidad, sino que cambió el funcionamiento cotidiano de la ciudad.

Más de 3,000 vuelos tuvieron que ser cancelados, y aunque el aeropuertos JFK intentó prestar servicio parcial en buena parte del día, LaGuardia optó por cerrar operaciones por completo, dejando varados a miles de pasajeros. Asimismo, se reportó que los fuertes vientos y la poca visibilidad en las carreteras, ocasionaron el volcamiento de dos camiones en el puente Mario Cuomo sobre el río Hudson. Entre otros estragos de la tormenta, la compañía de electricidad ConEdison reportó que se habían registrado unos 600 apagones en Nueva York, mientra la Autoridad de Transporte de Nueva Jersey informó que hubo inundaciones en las vías de tren de Hoboken.

Las autoridades de la Gran Manzana habían advertido de posibles inundación en algunas zonas de Queens, Brooklyn y El Bronx. Para poblados fuera de la ciudad como Long Island y Buffalo se esperaba más de un pie de nieve. “Parece que podríamos tener en algunos lugares entre una y tres pulgadas de nieve. En este punto, no se ve peor que eso”, dijo el alcalde Bill de Blasio. “Puede haber algunas inundaciones en algunas áreas en el sur de Brooklyn y Queens y le digo a la gente que debe tener mucho cuidado. Y, por cierto, todos deberían tener cuidado en las carreteras”. Y aunque el servicio del Subway había estado operando con relativa normalidad, a pesar de algunos retrasos, la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) desplegó varios grupos para trabajar en eventualidades que pudieran presentarse durante el paso de la tormenta. A su vez, anticiparon que habría demoras y posibles interrupciones del servicio, debido a los fuertes vientos.
Publicado: sábado, 3 de marzo de 2018, a las 8:58 a.m. (ET)