*

Pasajeros temen un nuevo aumento en las tarifas del Subway en New York; Tener “una MetroCard en la Gran Manzana seria un lujo”

New York.- El trabajador ecuatoriano Jorge Vivanco dijo estar obligado a decidir constantemente entre desembolsar $122 para una MetroCard del mes o comprar alimentos tan básicos como lácteos y cereales. Los incrementos en las tarifas de transporte público lo han llevado a buscar otras fuentes de ingresos y trabajar horas extra, aunque en ocasiones simplemente no puede costear un viaje en el tren.

“Cuando no puedo pagar la MetroCard del mes compro la de siete días y espero hasta juntar dinero suficiente para pagar la del mes. Vivir en Nueva York es muy caro, el alquiler consume una gran parte de mi paga y lo que queda es para el transporte y otros gastos necesarios”, expresó Vivanco. “Yo no puedo pagar más dinero en transporte, ahora mismo ya es demasiado. Tengo miedo de otro aumento, no sé cómo haría para pagar una MetroCard. Tener una comienza a ser un lujo”. El temor de Vivanco -y de cientos de miles de usuarios- de un nuevo aumento en las tarifas podría ser una realidad antes de lo esperado, según un nuevo reporte del contralor del estado Thomas P. DiNapoli divulgado este jueves, que revela que de no identificarse nuevas fuentes de financiamiento para la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA), la agencia podría incrementar sus tarifas y peajes antes de lo previsto.

La MTA por lo general plenea aumentar las tarifas cada dos años a medida que sus costos continúan incrementándose. Sin embargo, los miembros de la Junta de la MTA rechazaron el verano pasado la idea de continuar los aumentos de las tarifas bienales, argumentando que la agencia debería buscar otras fuentes de ingresos. “Las personas que intentan resolver la situación no viajan en tren, nosotros sí, y tenemos que pagar el costo en todos los sentidos, porque somos trabajadores que no hemos visto un aumento en el salario. Todo aumento en esta ciudad, menos nuestra paga”, dijo el mexicano Roberto Quezada, quien depende del sistema de trenes de la ciudad para llegar a su trabajo en Manhattan. “Los trabajadores estamos pagando por todo en Nueva York”.

La Alcaldía no rebatió la urgencia de financiamiento para la MTA, pero dejó en claro que “pedirles a los pasajeros que paguen la cuenta es inaceptable”. “Nunca ha estado en duda que la MTA necesita una nueva fuente de financiación especializada”, dijo Austin Finan, portavoz de la Alcaldía. “La pregunta es de dónde vendrá el dinero. El plan del Alcalde de pedirle a los neoyorquinos más adinerados que aporten algo extra para el metro sigue siendo la única propuesta real sobre la mesa”.
Publicado: sábado, 11 de noviembre de 2017, a las 1:01 a.m. (ET)