Comunitarios, deportistas, promotores culturales y profesionales piden la renuncia del Presidente Danilo Medina y su gabinete

SANTIAGO.- Decenas de personas que se identifican como activistas, políticos, comunitarios, deportistas, promotores culturales y profesionales pidieron la renuncia del presidente Danilo Medina y su gabinete “como salida a la actual crisis surgida por el escándalo de Odebrecht”. En un documento enviado a la redacción de Hispanos Del Mundo, expresan si de algo ha servido el escándalo Odebrecht es para mostrar “el pillaje como ejercicio de la política”.

El texto del documento es el siguiente:

“La sociedad dominicana se encuentra en momento de crisis política en la cual sería un crimen equivocarse de lado. La polarización es clara: de un lado los corruptos, sus socios y sus apoyadores tanto sector político como en el empresarial, y del otro el pueblo que padece el desgobierno, la injusticia, la corrupción y la impunidad. De la misma manera que las lluvias sacan a la superficie la basura que vamos lanzando por ahí y ponen en evidencia la pobreza que padece una gran parte de la gente, el escándalo por los sobornos de la constructora brasileña Odebrecht ha sacado a la superficie la podredumbre de la clase dirigente que nos ha gobernado durante más de medio siglo en complicidad con sectores empresariales nacionales y extranjeros.

Esta podredumbre no se produjo de la noche a la mañana: es el acumulado de décadas del ejercicio del poder como vía de enriquecimiento que nos ha dejado como resultado las deficiencias de todos los servicios públicos, lo cual se traduce en un reforzamiento del empobrecimiento de amplios sectores de la sociedad causado por la desigual distribución de la riqueza social. Hemos sido víctimas durante décadas de una clase política que se traga el presupuesto, indolente y autoritaria que incrementa la pobreza y se blinda con privilegios; que le niega a nuestra juventud una educación de calidad y fuentes dignas de empleo, al tiempo que los asesina cuando toman el camino de la delincuencia común sin ofrecerle la oportunidad de reivindicarse; que obliga a cientos de miles de personas a emigrar ante la falta de oportunidades y luego les arrebata con impuestos y gravámenes lo que con sacrificio consiguen fuera.

Si de algo ha servido el escándalo Odebrecht es para mostrar que el pillaje como ejercicio de la política es una práctica universal de los partidos que nos han gobernado durante décadas, y que la solución a esta realidad pasa por deshacernos de ellos. Esa no es una tarea que pueda o deba esperar: es una tarea de ahora, de hoy, de este momento en que se produce un despertar del pueblo puesto de pie con plena conciencia de la magnitud del problema, de nuestras propias fuerzas y la capacidad de consensuar y organizarnos.
Publicado: miércoles, 2 de agosto de 2017, a las 9:29 p.m. (ET)