*

Miles de feligreses marcharon por las calles de la capital dominicana para decirle sí a la vida y promover los valores Humanos-Cristianos

Santo Domingo.- Miles de feligreses marcharon por las calles de la capital para decirle sí a la vida, a la familia y al matrimonio entre un hombre por una mujer. El objetivo es crear conciencia sobre la necesidad de resaltar, promover y vivir los valores humanos y cristianos que ayuden a construir mejores familias. La quinta versión de la caminata denominada “un paso por mi familia” contó con la participación de obispos, sacerdotes y cientos de feligreses de las distintas diócesis del país.

Bajo el lema “Amor misericordioso”, la caminata partió a las 9:00 de la mañana desde la avenida Máximo Gómez y la Avenida del Puerto hasta el parque Eugenio María de Hostos, de Ciudad Nueva, donde concluyó pasada la una de la tarde con una misa presidida por el nuncio apostólico, monseñor Jude Thaddeus Okolo, que estuvo acompañado de varios obispos. Al pronunciar la homilía en la eucarística, el vicepresidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano y obispo de la Diócesis de San Juan de la Maguana, monseñor José Dolores Grullón Estrella, llamó la atención de los organismos civiles y gubernamentales del país sobre el cuidado y esmero que se debe tener en proveer a las familias políticas y oportunidades que procuren su fortalecimiento integral.

Enfatizó que sin familia no hay sociedad, y que en ella se forma el ser humano y se forja el futuro de la humanidad. “Aunque se intente implantar una supuesta ideología que procura destruir la familia, hoy decimos que la misericordia de Dios abre las puertas del bien y la cierra a toda acción maligna que pretenda sembrar antivalores. Hoy la misericordia de Dios nos impulsa a decir: sí al respeto a la vida; sí a la fe, sí a la familia, compuesta por madre, padre y los hijos; sí al matrimonio entre un hombre y una mujer; sí al perdón, y a la solidaridad”, expresó. Instó a cerrar las puertas del egoísmo y el individualismo, a la violencia, a las violaciones sexuales y a las desigualdades. Consideró que hay violencia en el corazón de los que viven del pobre y solo piensan en ser ricos. “Hoy desde esta misma avenida (George Washington) donde está la estatua de Fray Antón de Montesinos, lanzamos el grito ¡los pobres son personas! Si tú no puedes vivir con 50,000 o 100,000 pesos mensuales, cómo pueden vivir los pobres con 3,000, 5,000 o 10,000 pesos mensuales”, exclamó.
Publicado: lunes, 21 de noviembre de 2016, a las 6:53 p.m. (ET)