Mexicano Edgar Tamayo Murió con "la inyección letal", fue ejecutado en Texas

HOUSTON, Texas.— A las 9:32 p.m. un silencio rotundo invadió al público congregado en las afueras de la Unidad de las Paredes en la cárcel de Huntsville.
Quince minutos antes, el mexicano Edgar Tamayo Arias había recibido  la inyección letal a pesar  de las súplicas y la presión diplomática del Gobierno mexicano y del Departamento de Estado.
Pero más que un cierre, la ejecución de Tamayo reabre una nueva fase de las ejecuciones de la pena capital para las personas involucradas en el caso “Avena”, quienes no recibieron asistencia consular al momento de ser juzgados.
Actualmente son  267 personas esperando la pena de muerte en Texas, entre ellos 78 hispanos y la siguiente ejecución de un latino se realizará el 9 de abril, cuando sea  Ramiro Hernández, quien enfrente la justicia del  estado sureño.
Tamayo tenía 46 años y desde los 26 había ingresado al sistema carcelario de Texas, tras la muerte del policía Guy Gaddis ocurrida la noche del 31 de enero de 1994.
“Edgar es inocente, inocente, inocente”, dijo su tía Margarita Tamayo a las afueras de la prisión de Huntsville, mientras esperaban el fallo de la Corte Suprema que a último minuto aceptó revisar el caso, pero se negó a suspender la ejecución . Ninguno de sus familiares estuvo con él en el momento de su ejecución.
Durante la mañana de ayer Tamayo se había reunido  por última vez con su familia, entre ellos sus padres y dos hijas. Cada paso de sus últimas horas de vida fue grabado,  desde sus cortes de pelo hasta sus duchas.
Publicado: jueves, 23 de enero de 2014, a las 6:23 a. m. (ET)